Sobrevivir vs Supervivir

El paradigma de conformidad Asch (Solomon Asch 1907-1996, pionero de la psicología social) explica la paradoja mimética del comportamiento humano donde la reflexión y libre albedrío queda disuelto en la conformidad grupal.

Uno de sus experimentos sociales más conocidos es el del ascensor. Un sujeto de estudio entra en un ascensor e inmediatamente se va llenando con actores conocedores del experimento. En un momento determinado, todos los actores dan media vuelta o vuelta entera y se quedan mirando una de las paredes del ascensor. El sujeto los mira atónito y nervioso (ocurre en casi todos los casos) y poco a poco va adoptando como natural los movimientos de los actores. Incluso, si todos se quitan el sombrero él hace lo propio.

¿Cuál es la conclusión? Entre otras muchas que explicaría mejor la psicología conductiva, que somos seres sociales en el sentido de pertenencia a un grupo o tribu donde el pensamiento gregario se impone al pensamiento individual.

Este experimento o constatación de la realidad social es muy esclarecedor a la hora de ejercer nuestra libertad como individuos anónimos y llevado al terreno musical nos ofrece una panorámica de la falta de originalidad (no confundir con excentricidad) de la que muchas veces -a pesar de nuestra creencia de ser seres artísticos- carecemos. 

El músico que se sale de la conducta del rebaño es siempre sospechoso. La originalidad no es puesta en valor si es ajena, cuando la historia de la música nos ha ofrecido una larga lista de músicos que se han alejado de lo convencional y que son y serán los más recordados del espectro musical. Glenn Gould, Leonard Berstein, Carlos Kleiber, Mischa Maisky, Teodor Currentzis, Ara Malikian, Paco de Lucía… y un largo etcétera son ejemplo de ello. ¿Quién se acordará de los aburridos estandarizados, de los salvaguardas de la tradición de los de “como toda la vida”? O lo que es peor, ¿de los que ejercen la excentricidad para ocultar sus carencias artísticas? (Omitimos nombres).

somos seres sociales en el sentido de pertenencia a un grupo o tribu donde el pensamiento gregario se impone al pensamiento individual

También son juzgados como abyectos ateos de la tradición los que osan entregar su tiempo, energía y pasión a proyectos que no pasan por estudiar una oposición y aspirar a un puesto de trabajo de por vida que solo deberían ostentar los que amen la profesión sagrada de la Educación. La adhesión al grupo juega un papel determinante en las libertades ya sean en cuestiones mundanas o cotidianas o en el comportamiento social a escala global donde el individuo cada vez es más influenciable y, por tanto, menos libre.

Otro experimento de Asch es el de la prueba de visión donde se muestra una serie de líneas verticales numeradas de diferente longitud a un grupo de personas entre las cuales se encuentra -sin saberlo- el sujeto de estudio. Se trata de emparejar según su longitud una de las líneas con otra dada.

Las personas que forman parte del experimento ofrecerán emparejamientos incorrectos a lo que el sujeto de estudio superará la incomodidad que le supone estar en disconformidad admitiendo como el resto un emparejamiento erróneo.

¿Quién se acordará de los aburridos estandarizados, de los salvaguardas de la tradición de los de “como toda la vida”?

El control de la psique humana es vieja como el mundo. Zhao Galo (poderoso guerrero chino, oficial durante la dinastía Qin que murió en el 207 antes de la era común) exigía lealtad a sus súbditos mediante el aforismo toma un ciervo y llámalo caballo.

¿Estamos seguros de que nuestras decisiones son tomadas con absoluta libertad? ¿seguimos un camino que no nos pertenece y que, por tanto, nos aflige y nos condena a vivir sin paz? ¿elegimos desde el amor o desde la conformidad ajena? ¿a dónde nos ha llevado ser como se espera que seamos? ¿quién que haya triunfado no ha roto los moldes?

Sobrevivir es vivir por debajo de nuestras posibilidades. Supervivir es ser lo que queremos ser.

Cuestión de elección.

de Qué vende un músico

Juan F. Ballesteros
músico y escritor (afectado)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *